MEMORABILIA TELEVISA

 


[Vídeo de la serie de vídeos sobre Antigüedad Clásica incluidos en el canal de YouTube del autor de este blog]

Desde el pasado mes de abril, la Universidad de Navarra, en la que quien escribe este blog profesa desde hace ya siete cursos académicos, comenzó a preparar el regreso a las aulas para el curso 2020-2021 en el marco de la pandemia del Covid-19, de la que tanto hemos hablado, en este último año, en los posts de Oppida Imperii Romani. En junio, la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Navarra realizó, incluso, un webinar para alumnos y futuros alumnos en el que se explicaba cómo iba a ser el regreso a la normalidad en el campus de la Universidad, un regreso glosado en el programa Prepara2 que, subrayaba que, efectivamente, nuestra Facultad, y toda la Universidad, estaba preparada para la nueva docencia que exigen las nuevas condiciones de distanciamiento social a que nos obliga la extraña situación sanitaria que vivimos. Tras ya casi un mes de clases, podemos decir que, efectivamente, estábamos preparados, gracias a un tremendo e inspirador esfuerzo por parte de todos los profesionales de la Universidad.

La recomendación desde el Vicerrectorado de Ordenación Académica era clara: debe reducirse la presencialidad del alumno y aprovechar, también, esa coyuntura para hacer al alumno más autónomo en su aprendizaje y para revisar nuestra práctica docente tratando de suplir con material pedagógico complementario -y atractivo- el tiempo que no podremos compartir con el alumno en las aulas. Algunas horas, la mayoría, se mantienen como presenciales pero otras de las horas de la carga en créditos de cada estudiante, se sustituyen por seminarios en línea, trabajos en grupos de alumnos, material audiovisual o convencional complementarios, etcétera. Todo un reto para quienes amamos la docencia presencial pero, también, estamos comprometidos con nuestra innovación docente.

De este modo, en la asignatura con mayor carga de créditos de cuantas impartimos en el primer semestre, la materia de "Mundo Clásico", articulamos un programa en el que las clases presenciales -dos horas semanales- se complementarían con trabajo personal del alumno centrado en la crítica y comentario de textos históricos sobre el Próximo Oriente Antiguo, la Grecia antigua y la Roma clásica que centran los contenidos de la citada materia. Para esos comentarios, les facilitaríamos abundante información procedente de manuales y artículos de investigación pero, también, algunas píldoras de contenido audiovisual -de entre 10 y 20 minutos- en que les explicaría cuestiones que, la reducción de la presencialidad, nos impediría tratar en clase con el pormenor de otros años. 

Así, con notable satisfacción, hoy traemos a Oppida Imperii Romani, el canal de vídeos que hemos empezado a configurar en YouTube -tras años de dedicación a este medio gestionando el seguidísimo canal de vídeos de la ciudad romana de Los Bañales de Uncastillo- y en el que hemos ido incluyendo -y seguiremos haciéndolo en los próximos meses- vídeos didácticos que, aunque están pensados como complemento al trabajo de nuestros estudiantes, entendemos que pueden ser útiles, también, para los amantes del mundo antiguo. De momento, cuando se escribe esta entrada apenas hay algunos vídeos sobre la geoetnografía del Próximo Oriente Antiguo, sobre la evolución política de sus estados y sobre los códigos legales que algunos de esos estados generaron a finales del III milenio a. C. y en los comienzos del II milenio a. C. además de un vídeo sobre las fuentes para el estudio de la Historia Antigua del que nos sentimos especialmente orgullosos. Habrá más en los próximos meses si siguen acompañándonos en esta aventura dos excelentes Alumnos Internos del Departamento de Historia, Historia del Arte y Geografía, Ane Urrizburu y Javier Larequi sin los cuales este proyecto sería, sencillamente, imposible. 

Ojalá que esos vídeos, y los que seguirán, a modo de memorabilia teleuisa, sirvan a muchos más estudiantes que aquellos para los que están, especialmente, pensados, y contribuyan a extender la pasión por el mundo antiguo que tiene quien gestiona Oppida Imperii Romani