CONIMBRIGA (Condeixa)











[Pincha aquí para ver más imágenes comentadas]
[Accede desde aquí a recreaciones 3D del urbanismo conimbricense]

Situación: El yacimiento arqueológico de Conimbriga es, sin lugar a dudas, todo un emblema en Portugal. Está ubicado a apenas 20 kilómetros de la ciudad de Coimbra, entre los municipios portugueses de Condeixa-a-Nova y Condeixa-a-Velha. Aunque muy accesible desde Coimbra y desde los municipios citados (se encuetnra perfectamente señalizado), existe una salida específica al yacimiento en la autopista A-1 que enlaza Lisboa y Oporto.
Acceso: La excelente página web oficial del yacimiento y de su Museo (accesible desde aquí) ofrece un detallado mapa de acceso al enclave, al que remitimos.
Tipología: Asentada sobre un antiguo oppidum indígena, Conimbriga -referida en las fuentes clásicas tradicionales (Plin. Nat. 4, 113)- promocionó a municipio en época flavia. Así lo atestiguan no sólo el extraordinario desarrollo arquitectónico que vive la ciudad en la época -seguramente rebautizada con el adjetivo Flauia como Fl(auia) Conimbrica (AE, 1969/70, 247) y dotada de un impresionante foro a modo de plaza pública en dicho momento- sino también la adscripción a la Quirina tribus de algunos de sus ciues (AE, 1971, 162 o CIL, II, 395). Se trata por tanto de un municipio flavio que debió perdurar hasta la invasión sueva en el siglo V d. C., aunque ya para entonces, la ciudad se había retrotraído en su extensión como aprecia el visitante al comprobar que la muralla (en el centro de esta imagen) dejó fuera de la trama urbana un amplio conjunto de viviendas de cronología anterior. Curiosamente, el topónimo devino en el de la medieval Coimbra, situada, como se ha dicho, unos kilómetros al Norte y que, sin embargo, en época romana habría correspondido a la Aeminium de las fuentes (Plin. Nat. 4, 113 o Ptol. 2, 5, 6).
Descripción: Con casi una treintena de puntos excavados y bien conocidos -principalmente viviendas y arquitectura pública (anfiteatro, foro y termas)- el yacimiento de Conimbriga ofrece una perfecta y muy didáctica aproximación a la apariencia arqueológica habitual de algunos de los conjuntos clásicos de las ciudades romanas: las obras hidráulicas -con conjunto de acueducto y diversas termas cívicas y domésticas-, la estructura de la domus clásica -con estancias abiertas a un peristilo ajardinado y pavimentos musivos de notable belleza (el patio del Museo Monográfico ofrece una reconstrucción perfecta de este tipo de estructura, reconstrucción de la que ofrecemos imagen en una de las fotografías de esta entrada)-, el anfiteatro -en proceso aun de puesta en valor y revisión- y, sobre todo, el foro, con dos grandes espacios porticados conformando una amplia plaza central presidida por el templo del culto imperial. La visita del yacimiento debe completarse con la de su sensacional Museo Monográfico. En la última sala éste ofrece una notable colección de material epigráfico (una selección del amplísimo lote proporcionado por el enclave) en el que destaca el repertorio funerario, con una monumental cupa -singular sepulcro en forma de tonel bien constatado en el área olisiponense y emeritense (AE, 1972, 239)- y algunas estelas funerarias de diverso tipo (CIL, II, 393; Conimbriga 35, 40 ó 64; y EE, IX, 32, entre otras) procedentes de la necrópolis de la ciudad.
Bibliografía: En el yacimiento de Conimbriga se han formado generaciones y generaciones de arqueólogos, no en vano, los directores de las excavaciones se cuentan entre los más prestigiosos arqueólogos del siglo XX: Virgilio Correia, Jorge de Alarcao o Robert Étienne, por ejemplo, han coordinado dichos trabajos siendo responsables de la mayor parte de la producción bibliográfica sobre el enclave. Insustituible es, en este sentido, la serie ALARCAO, J. de (coord.): Fouilles de Conimbriga, París 1975-1979, con hasta siete volúmenes dedicados a la arquitectura, las monedas, la cerámica, la escultura y las inscripciones... También son válidas las guías de CORREIA, V. H.: Conimbriga: guia das ruínas, Oporto, 2003 y la clásica de ALARCAO, J.: Conimbriga, o chao escutado, Lisboa, 1999 aunque existen algunas monografías específicas sobre algunos periodos de su historia, por ejemplo DE MAN, A.: Conimbriga: do Baixo Império à Idade Média, Lisboa, 2006. Una síntesis válida -y también clásica- sobre la ciudad en el contexto de la vida urbana romana en Portugal puede verse en ALARCAO, J.: "Las ciudades romanas de Portugal", en La ciudad hispano-romana, Madrid, 1993, pp. 206-223, volumen éste muy accesible en las bibliotecas universitarias españolas.
Recursos en internet: La presencia de Conimbriga en la popular y consultadísima enciclopedia digital Wikipedia -y en diversos idiomas- da prueba de la popularidad de ésta en la red. Sin embargo, la ya aludida página oficial del yacimiento constituye la referencia clave que -incluso- ofrece la opción de una visita virtual a las ruinas, extraordinariamente bien lograda. Se recomienda también la lectura del material que ofrece el curso virtual Conimbriga, de oppidum a municipium y, especialmente, la síntesis que el actual responsable de las excavaciones, Virgilio Hipólito Correia, hace en el sensacional marco de la Biblioteca Digital Cervantes Virtual.
Recomendaciones: Visitar Conimbriga constituye la excusa perfecta para adentrarse en la denominada Regiao Centro de Portugal y, especialmente, en la Beira Litoral que tiene en Aveiro, Coimbra y Leiria sus centros principales. Pero no demasiado lejos queda también la Beira Interior y en ella el viajero -más si es amante de la Antigüedad Clásica- debe detenerse en Viseu, tenida por cuna del caudillo lusitano Viriato (sobre él, no debe dejarse de leer la biografía propuesta por PASTOR, M.: Viriato, el héroe hispano que luchó por la libertad de su pueblo, Madrid, 2004). Por centrarnos en Coimbra, al margen de sus múltiples encantos turísticos, nos atrevemos a recomendar el alojamiento en el mágico Hotel da Quinta das Lágrimas -que rebosa romanticismo y alusiones continuas a la Historia de Portugal y al poema épico nacional Os Lusíadas- y una cena con fados en el restaurante O Trovador, al lado de la Sé Velha. No demasiado lejos, también el Hotel do Buçaco (a apenas 30 kilómetros de Coimbra) se antoja un lugar adecuado para evadirse. Y si aun tienes dudas de si visitar o no Coimbra, o las saudades después de haberlo hecho te invaden, tu vídeo es éste.