PATRIA MEA TOTVS HIC MVNDVS EST


[Sobre estas líneas, tabula Peutingeriana, uno de los más conocidos mapas del mundo romano (para saber más sobre él pincha aquí) que, lamentablemente, no muestra la parte hispana pese a los ensayos de recreación de la misma que, a partir de Ptolomeo, el Itinerario de Antonino y el Cosmógrafo de Ravenna se han hecho de ella: pincha aquí]

Non sum uni angulo natus, patria mea totus hic mundus est (Sen. Ep. 3, 28, 4): "no nací para estar fijo en un punto, mi patria es todo el mundo" afirmaba Séneca en una de sus célebres cartas a Lucilio en la frase que da título a esta entrada. Y es que, la capacidad de movimiento, de viaje, de contacto cultural, de -a través de una admirable red de comunicaciones- "abrir todas las puertas del mundo", de la "casa común" en que -a juicio de Elio Aristídes, en el Elogio de Roma (26, 102)- se convirtió el Imperio Romano, constituye, sin duda uno de los grandes méritos de esta fascinante civilización del mundo antiguo y, acaso, uno de los grandes legados de Roma a la cultura occidental. La extraordinaria red viaria (cuyas excelencias técnicas han sido tan extraordinariamente bien glosadas por MORENO, I.: Vías romanas. Ingeniería y técnica constructiva, Madrid, 2006, libro ya disponible en pdf en la imprescindible web TRAIANVS) debió hacer del viaje -como sabemos también por la documentación epigráfica (véanse al respecto dos títulos imprescindibles de reciente publicación: IGLESIAS, J. M., y RUIZ, A. (eds.): Viajes y cambios de residencia en el mundo romano, Santander, 2001 -ver reseña aquí- y el dossier monográfico que, sobre la cuestión de la "movilidad geográfica en el Imperio Romano", ofrece la revista Veleia, 30, 2013)- un hecho extraordinariamente cotidiano en la época romana, no exento de peligros, obviamente, pero cargado de compensaciones y, sobre todo, de posibilidades técnicas. Costumbres -tan del presente- como la de disfrutar de una casa de campo en la que pasar el fin de semana  y a la que poder viajar de manera constante, por ejemplo, están ya documentadas para finales del siglo I d. C. como nos recuerda un célebre poema de Marcial, el poeta de Bilbilis (Mart. Ep. 3, 58), en que criticaba a su amigo Baso por salir cada fin de semana, desde la capital del Imperio, a su residencia suburbana llevando productos de los mercados ciudadanos en vez de regresando a Roma con los que aquella finca le proporcionaba que habría sido lo deseable, en una muestra clara del viaje como un elemento típicamente otiosus, en parte como todavía hoy lo seguimos -no siempre, es cierto- concibiendo. 

En este sentido, quien escribe este blog se tropezó hace unos días, en un recomendabilísimo libro, séptima entrega de los coloquios Impacts of Empire (HEKSTER, O. J., DE KLEIJN, G., y SLOOTJES, D. (eds.): Crises and the Roman Empire, Leiden, 2009), con un epílogo en el que su autor, J. Nicols, hablando, además, a propósito de las transformaciones experimentadas por el Imperio a partir de Marco Aurelio (asunto que fue ya objeto de la atención de un reciente post de Oppida Imperii Romani: pincha aquí) presentaba el proyecto Mapping History, un banco de información cartográfica -pero no sólo- para toda la Historia Universal con una generosa presencia de materiales relativos al mundo romano [3] y que nos resultaba, desde luego, totalmente desconocido. Esa constatación y, también, el recurso constante, para las clases en la Universidad de Navarra, a materiales didácticos, principalmente cartográficos, en los que apoyar la docencia nos pareció un buen pretexto para dedicar un post de la serie Instrumenta de nuestro blog a tres recomendaciones -las que siguen: [1], [2] y [3]- que nos parecen básicas para quien quiera tener, entre sus favoritos, algunos sites con recursos cartográficos sobre el Imperio Romano algo que, por otra parte, parece perfectamente justificado en un blog orientado a presentar recursos e información sobre ciudades romanas como es Oppida Imperii Romani.

[1] La muy recomendable página Illustrated History of the Roman Empire -una página en inglés con abundante información, muy didáctica, sobre la Historia de Roma, tal vez algo básica y con un layout quizás un poco antiguo pero, en cualquier caso, intuitivo- cuenta con una sorprendente sección de Interactive Maps. Desde dicha sección, el usuario puede realizar búsquedas cronológicas y geográficas básicas sobre la cartografía base (desde luego, es una página básica para quien tenga que familiarizarse con la geografía administrativa del Imperio Romano a través de su Historia). Entre las opciones de interactividad que el site ofrece está la de elegir fechas y ver el aspecto del Imperio en ese momento (un ejemplo, aquí), elegir provincias o ciudades a partir de un desplegable y verlas localizadas (pincha aquí para un ejemplo) y con una breve información descriptiva de carácter histórico y administrativo o, también, una muy útil lista de equivalencias entre provincias antiguas y países modernos (pincha aquí). Muy sencilla por lo tanto -en contenido y en funcionamiento- pero, desde luego, útil para los menos iniciados.

[2] Tremendamente evocadores y extraordinariamente útiles son el Digital Map of the Roman Empire, del proyecto Pelagios -del que ya hablamos en otro post de este blog (pincha aquí)- o el Digital Atlas of the Roman Empire, de la sueca Lund University y, especialmente, Orbis: The Standford Geospatial Network Model of the Roman World, gestionado desde la Standford University. Los dos primeros tienen una funcionalidad y unas prestaciones muy parecidas: permiten introducir nombres de ciudades antiguas y obtener información básica sobre ellas -estatuto jurídico, algunas fuentes, filiación administrativa...- y su ubicación sobre el mapa y sobre la red viaria. El primero es especialmente generoso en ese tipo de información pues permite acceder a abundante información sobre la ciudad buscada en otros servidores geográficos relacionados con el mundo antiguo (pincha aquí para ver un ejemplo a propósito de Tarraco). Muy especial es el citado proyecto Orbis pues no se trata tanto de un atlas con información geográfica (aunque también la admite en la sección de "capas" que ofrece su interfaz) sino de un simulador que planifica rutas de transporte en época romana interviniendo, en dicha planificación, variables como el tipo de transporte empleado o la estación del año escogida para el viaje y aportando como resultado no sólo la duración sino también alternativas posibles -en ruta y en fecha- para el citado trayecto y una estimación del cálculo del coste del transporte de cualquier mercancía (con una filosofía parecida, y un sabor más latino, la web Omnes Viae también permite realizar, quizás con menos información pero con un modus operandi más pegado -para bien y para mal- a la información de los itinerarios antiguos, búsquedas de este tipo). 

[3] Muy especial es el proyecto Mapping History, de la University of Oregon, que, como se dijo más arriba, es el que inspira este post. Concebido como un banco interactivo de información cartográfica de Historia mundial, el proyecto cuenta, en su apartado de European History, con una muy generosa selección de mapas correspondientes a las secciones Roman Italy in the Republic, Romanization, Rome and Asia Minor, Crise of the 3rd Century (los enlaces llevan a la primera página, introductoria, de cada aparato gráfico): en torno a quince mapas. Algunos de ellos, como el mapa The Romanization of Western Mediterranean se cargan con una línea del tiempo que permite ir viendo la evolución territorial del Imperio con los hitos más destacados que marcaron la misma y, también, con una breve síntesis, escrita, en la parte inferior del mapa. Pero, más allá de la cartografía, el proyecto Mapping History es especialmente solvente en presentar análisis de situaciones complejas desmenuzadas en sus diversas variables permitiendo, de hecho, una mejor comprensión de algunos de los momentos más importantes y de transformación de la Historia de Roma (la disección que se hace de costes administrativos, la minería y el comercio, la prosperidad, los factores de agresión externa o los transportes respecto de la matriz Some Factors in the Crises (of the 3rd Century) o de su complemento Other Archeological Factors (of the 3rd Century Crisis) resulta digna de cualquier estudio de investigación).

Obviamente, hay muchos más -y seguro que el lector de este blog puede, incluso, aportar algunos en la sección de "Comentarios"- y entre estos cabría citar, al menos, la categoría Maps of the Roman Empire de la sección de Mapas de la Wikipedia; el Atlas of Ancient Rome del proyecto Atlas of the World, aun en proceso de construcción, también de la misma Wikipedia; o, con la misma filosofía de colección de mapas imprescindibles el repertorio que ofrece Taringa (con carácter interactivo algunos de ellos), el repositorio The Roman Empire: 18 centuries in 19 maps, de la Griffith University o la colección, muy básica pero útil también como introducción, de LacusCurtius, un interesante y muchas veces enlazado site de textos clásicos. Pero los tres aquí citados nos han resultado, desde luego, los más impactantes. 

Con este material, es ahora a ti, querido lector al que le toca decidir -en frase de Trajano a Plinio el Joven- quali itinere prouincia peruenias, "a través de qué itinerario llegarás a (qué) provincia" (Plin. Ep. 10, 16):  ya sabes, bene sit tibi uiator...

2 comentarios:

Filomena Barata dijo...

Muito gostaria de poder entrar em contacto consigo, dado o enorme interesse do seu blogue e devido a um projecto que iniciei que poderá consultar aqui.

http://mirobrigaealusitania.blogspot.pt/

O meu contacto é barata.filomena@gmail.com e náo tenho outra forma de poder contactá-lo.

Grata caso me informe como poderei fazê-lo.

Javier ANDREU PINTADO dijo...

Filomena,

Muito obrigado pela mensagem que, pelos vistos, esqueci de responder e que apenas agora só capaz de ver...

É parabens pelo blog. Vou responder mesmo agora.

Cumprimentos,